Senderos Maravillosos

Por maravillosos senderos



La visita al Parque Nacional Corcovado presupone la vivencia de un abanico de aventuras, con recorridos por senderos que pueden ser cortos, con caminatas apacibles de tres a cuatro horas, o largos y rigurosos, con jornadas para las que hay que disponer de un día entero.

Las caminatas se inician en las estaciones de guardaparques: Los Patos, cuyo punto de referencia es la comunidad de Guadalupe de La Palma, en el sector norte del Golfo Dulce; San Pedrillo, hacia el sur de la comunidad de Drake, en la bahía del mismo nombre; Sirena, un tanto más hacia el sur de San Pedrillo; y La Leona, en el sector de Playa Carate, cuya principal vía de acceso es por Puerto Jiménez.

Hay senderos desde Los Patos a Sirena (unos 20 km), de Sirena a La Leona (16 km, en partes por la playa), y de Sirena a San Pedrillo (24 km, casi todo por la playa). Además, en los alrededores de la estación de Sirena hay senderos por los cuales se pueden realizar caminatas bastante tranquilas, con muy buenas oportunidades para observar animales.

Estación San Pedrillo



Está ubicada en el extremo noroeste del Parque, a 17 km de la comunidad de Drake. A diferencia de otros sectores de la costa de Corcovado, caracterizadas por oleajes fuertes y abundantes rocas, el acceso a la estación de San Pedrillo es relativamente fácil.

Diariamente, a lo largo de todo el año, hay pangas que viajan entre Drake y Sierpe y entre Drake y San Pedrillo.

Aquí, el visitante tiene la oportunidad de recorrer varios senderos. Es posible llegar desde Drake, en la mañana, y regresar en la tarde.

Estación Los Patos



Se ubica fuera del Parque, en el sector de Guadalupe de La Palma, a la par del río Rincón. Durante la época seca, la estación es accesible en vehículo todo terreno, pero en invierno, lo recomendable es hacer el recorrido de ocho kilómetros a caballo, desde Guadalupe.

La recomendación para que el visitante haga el recorrido a caballo, y no a pie, es porque en el trayecto hay que atravesar el río Rincón más de veinticinco veces, algo que incide en que el viaje resulte cansado, aburrido y hasta molesto.

La alternativa de viajar a caballo, desde Guadalupe hasta Los Patos, en las afueras del Parque Nacional, tiene recompensas adicionales: la oportunidad de disfrutar una catarata, las quebradas y el río, relajadamente, y visitar la vecina Reserva Indígena Guaymí, donde puede comprar artesanías –bolsas tejidas, pulseras, collares, esculturas de animales y máscaras representativas de la cultura aborigen- elaboradas con materiales del bosque.

La estación de Los Patos está conectada con la estación de Sirena por un sendero de 20 km. Para hacer el recorrido el mismo día –sin tener que pasar la noche en la selva o intentar caminar a oscuras- la caminata debe iniciarse, necesariamente, antes de las diez de la mañana. La estación permanece abierta a lo largo de todo el año; pero no tiene condiciones para acampar.

Estación La Leona



Se encuentra en el sector sur del Parque Nacional Corcovado, frente a mar abierto, sobre una terraza que ofrece una vista espectacular del océano Pacífico. A la Estación se llega a pie, desde la comunidad de Carate, ubicada a tres kilómetros.

A Carate se puede llegar por aire, a un campo de aterrizaje privado, o en carro desde Puerto Jiménez, la principal comunidad de la Península de Osa.

El mismo sendero por donde llegó, desde Carate, es el que comunica a La Leona con la estación de Sirena, ubicada a 16 kilómetros al oeste/noroeste. La mayoría del recorrido se hace por la parte boscosa y una pequeña parte por la playa.

La Leona permanece abierta durante todo el año, y aunque cuenta con servicios sanitarios, duchas y agua potable, no admite la posibilidad de acampar. Aparte del sendero que la comunica con la estación de Sirena, en el sector de La Leona no hay otros senderos, aunque sí existe la posibilidad de explorar los bosques aledaños.

Aunque no es lo ideal, porque se estaría desaprovechando un viaje relativamente largo (hasta Puerto Jiménez) una persona puede visitar la Estación y sus alrededores en un solo día. Pero en este marco de la naturaleza, lo recomendable es pasar al menos una noche, para avistar los animales que salen a la playa.

Estación Sirena



Ubicada en la llanura del río Corcovado, la estación Sirena es la que ofrece mayores facilidades para la observación de la naturaleza que encierra el Parque Nacional Corcovado. No sólo es la que atrae a una mayor cantidad de turistas, sino que también concentra la mayor cantidad de científicos, algunos de los cuales realizan investigaciones durante muchos años.

Es la estación central, la más grande, con mayor logística e infraestructura, y la que sirve de centro administrativo del Parque Nacional Corcovado. Con senderos que la conectan con las otras estaciones y una red de senderos secundarios, es el centro de operaciones de las investigaciones científicas y las actividades de protección, patrullaje y mejoras al Parque.

Es accesible por mar, desde Drake y Sierpe, y por aire. Además, cuenta con facilidades para el hospedaje en dormitorios con camarotes. También, ofrece el servicio de alimentación y cuenta con una tienda de conveniencia y souvenirs.

Es importante recalcar que Sirena no es un hotel, sino un campamento. El visitante tiene acceso a hospedaje, techo, duchas e inodoros y pilas para lavar ropa.

Ecocleteada