Voluntariado que deja huella

 

En la búsqueda del Desarrollo Humano, el desarrollo sostenible y la conservación en conjunto con el turismo educativo se culmina el proyecto dirigido por COTORCO en la construcción del vivero.

El grupo de los estudiantes provenientes de la Universidad de Navarra en Pamplona junto con los voluntarios de Rustic Pathways con mucho esmero, dedicación y tras un enorme esfuerzo de limpieza y colado de arena, culminaron durante este fin de semana el sendero que da paso al nuevo vivero permitiendo el acceso al público.

Estos grupos de voluntariado tienen como su objetivo no solo impactar la vida de estos jóvenes a través de las diferentes labores, sino estimular la innovación, el desarrollo de sistemas sostenibles, y reconectarlos con su lado humano buscando armonía con el planeta.

Estos jóvenes han logrado de manera exitosa, brindarle acceso al público a través de una maravillosa experiencia.

Ecocleteada