Del reciclaje a una obra de arte

 

María Ester Jiménez Monge, es oriunda de la muy conocida Ciudad de la Flores, Heredia. Hace 15 años se trasladó a vivir en la zona.

Cabeza de hogar y madre de cuatro hijos, se las ingenia para poder dar rienda suelta a la creatividad

Emprendedora y tenaz ha sacado adelante a sus hijos, al mismo tiempo que saco su bachillerato y que realiza sus artesanías.

Esta ingeniosa mujer se propuso comprar la menor cantidad de cosas para sus artesanías y en su lugar, recicla cuanto elemento con potencial descubra. Trabaja con las latas y hace el repujado con diferentes figuras, también hace prensas de pelo y aretes en diferentes figuras en este material

Además les da un uso distinto a las botellas plásticas que ella misma deshecha, y las convierte en pequeños joyeros para guardar aretes.

Otra de sus pasiones es hacer muñecas de trapos, bolsos con muñecas, bolsos pintados, monederos, billeteras, y muñecos especiales para incentivar el desarrollo de niños con habilidades especiales e imanes para refrigeradoras. Los faroles son su fuerte en las épocas de agosto y setiembre; en diciembre las figuras en foam son las más buscadas.

Cuenta con emoción como toda la vida ha dibujado, y disfruta realmente sacar provecho sus propios desechos, para convertirlos en arte.

Inclusive emplea recursos diversos como piscinas plásticas sin uso y las convierte en bolsos con forma de rana y oso perezoso, definitivamente mostrando sus destrezas.

Lo que alguien día fue una sombrilla de tela en manos de esta talentosa mujer se convierte en vinchas para el cabello o flores para poner como prensas en el cabello también.

Los almohadones navideños también son parte de su extenso y creativo repertorio.

La creatividad de esta herediana es muy particular, le deseamos muchos éxitos en la temporada que se avecina.

Ecocleteada