María Arias, mujer creativa.

 

María Arias Paniagua es una mujer emprendedora oriunda de Golfito, aunque ha vivido gran parte de su vida en Alajuela.

Después de 9 años, decidió regresar a la finca en Agujas.

Es ahí cuando estaba en el colegio que empezó hacer artesanías, para poder generar un ingreso extra a la familia y así ayudar en la casa. De este modo vivió la oportunidad de expandir su negoció para ayudar a su propia familia que estaba en crecimiento.

Inició extrayendo todo el interior del coco dejando la cascara intacta, ya que es la materia prima para sus artesanías, tales como; pulseras, collares, aretes y anillos. Claro, no se desperdicia absolutamente nada, ya que el relleno sirve de alimento a los cerdos.

Posteriormente empezó a participar en diversas ferias de artesanías en la zona. Fue en una feria artesanal de Coto Brus, realizada por el INAMU (Instituto Nacional de la Mujer) en donde dio su primer paso. Una mujer de San Vito de Coto Brus le abrió la puerta de lo que sería uno de los mayores cambios en la vida. Esta persona quedo enamorada de las artesanías de tal manera, que fue la primer clienta que le hizo un pedido de artesanías de mayoreo.

Años más tarde, a los 17, su padre le llevó un paquete de arcilla para moldear, y es así que nace la iniciativa de hacer diversas figuras, lapiceros, llaveros, porta lápices y pisapapeles. Posteriormente, gracias a sus nuevas creaciones, expandió sus clientes hasta diferentes mercados artesanos en San José.

Más adelanté decidió crea su propio taller y expandir su negocio a diferentes partes del país, lo que la llevó en el 2014 a aplicar en el programa de Fomujeres, no obstante, es hasta el 2016 cuando fue aprobado, abriéndole paso para conseguir lo que fue su meta y es ahora un sueño hecho realidad.

¡Felicidades doña María! Su esfuerzo y perseverancia motivan a la comunidad.

Ecocleteada