El arte de elaborar queso

 

Oriunda de Pérez Zeledón y vecina de Guadalupe, lugar a donde llegó hace 15 años se encuentra doña Marjorie. Una mujer sumamente trabajadora que se ha dispuesto a hacer sus proyectos realidad ante cualquier obstáculo que la vida le presente.

Hace 4 años formalmente inició la venta de queso, sin embargo este ha sido su emprendimiento desde hace más de 30 años, embarazada de su primer hija Leslie empezó a trabajar en la producción de queso y desde entonces ha desempeñado con orgullo esta labor.

El ganado productor de leche es muy delicado. Todos los años sangran y vacunan a las vacas contra la rabia, para evitar brotes y están en constante monitoreo para poder garantizar la calidad de su productos.

Doña Marjorie le vende a almacén Mayoreo de Osa, aproximadamente 10 kilos, algunas veces entre 18 o 20 kilos semanales depende de la temporada, a don Felipe le vende 18 kilos por semana y en el BM son 30 kilos por semana aproximadamente.

Está produciendo entre 70 y 80 kilos por semana, lo cual es una considerable, todo esto con el cuidado y la calidad que los distingue y por supuesto, la ayuda de su esposo, quien correo a su auxilio cuando ella debe hacer alguna otra diligencia. Cada pieza de queso se entrega ya cortado en su empaque y con su respectiva etiqueta resistente a bajas temperaturas con un contenido que oscila entre los 400 y 700 gramos.

“Somos muy estrictos con la calidad” motivo por el cual ella realiza toda la operación en su quesería. “Es un trabajo muy duro y sacrificado, todo tiene una hora y hay que cumplirla”; y es que sus labores son diversas, desde cuidar chanchos hasta inclusive ayudar a su nuera con su bebe, no obstante siempre disfruta de la excelente compañía de Missi su gato y su fiel compañero quien sin importar la hora camina a su lado cual si fuera su sombra. Definitivamente esta mujer es incansable.

Su mayor anhelo es ver crecer su negocio, está muy claro en que tiene la capacidad de elaborar hasta 120 piezas al mes.

Esta emprendedora, de cálido semblante y amante del queso cuenta con 23 vacas de ordeño que producen de 100 o 120 litros de leche diaria de donde se pueden obtener aproximadamente de 10 a 12 kilos diarios, aunque según indica cada día es diferente.

Actualmente está pensando en desarrollar un proyecto con ganado de engorde sin embargo va a paso lento debido a las elevadas cantidades de dinero que esto requiere.

Una vez al año raspan y pintan la quesería, se saca el cedazo y se revisan las instalaciones ya que en el mes de Agosto corresponde su visita de control por parte del Senasa.

“La finquita” como se refiere ella con cariño tiene una extensión de 37 hectáreas, hay 10 hectáreas sembradas de palma, lo demás es pasto para alimentar el ganado además tienen unas novillas y un toro cerca de Rincón además, le alquilan a don Rafa para tener las vacas de destete porque el área es reducida.

Ecocleteada