Península de Osa: Corcovado

 

La Península de Osa es conocida por su abundante fauna, además es poco poblada. En su mayoría esta área está compuesta por densos bosques que conforman parques nacionales, corredores biológicos, reservas forestales y privadas. Los bosques lluviosos bordean playas conservadas en su estado natural, haciendo de esta región una de las más bellas del mundo y un tesoro para Costa Rica.

Respondiendo a un creciente mercado ecoturístico, muchos nuevos albergues preocupados por el medio ambiente, han abierto cerca de las entradas al Parque Nacional de Corcovado; convirtiendo la zona en un destino codiciado internacionalmente por los amantes de la naturaleza.

El clima es propio del trópico húmedo. Los vientos alisios pueden traer lluvias en cualquier época, pero hay marcadas diferencias de precipitaciones en el transcurso del año. La estación más seca es de enero a abril, y los meses más húmedos son octubre, noviembre y diciembre.

El Parque Nacional Corcovado conserva la última porción del Bosque Tropical Húmedo del Pacífico Mesoamericano. Debido a su ubicación, a las características climáticas, y a su topografía, este lugar es hogar de una gran y maravillosa diversidad de especies biológicas.

La flora está compuesta por miles de diferentes especies, de las cuales muchas tienen una distribución restringida y que han desaparecido en otras regiones, así como la fauna muy diversa y en la cual se encuentran especies maravillosas que se consideran en peligro de extinción.

Esta área silvestre es considerada un laboratorio viviente, en donde se puede estudiar la estructura y el funcionamiento de los ecosistemas tropicales y sus relaciones, es por esto que ha despertado un interés entre los científicos costarricenses y de otros países para desarrollar proyectos de investigación y estudios científicos, al mismo tiempo que pretenden propiciar la educación ambiental.

Existen alrededor de unas 500 especies de árboles en todo el parque, lo que equivale a una cuarta parte de todas las especies arbóreas de Costa Rica.

La vegetación del parque está constituida principalmente por bosque muy húmedo tropical con los siguientes hábitats: el bosque de montaña, el bosque nuboso, el bosque de llanura, el bosque pantanoso, el yolillal, el pantano herbáceo, el manglar, vegetación de acantilados y la vegetación de la costa.

Las especies de flora más características son el nazareno, el poponjoche, el guayabón, el sangregao, el ojoche, el espavel y el cedro macho.

El parque protege diversas especies que se encuentran en peligro de extinción como los felinos y reptiles grandes; protege, además, especies de aves endémicas o de distribución restringida.

Este lugar es definitivamente un lugar que debiera figurar en su lista de destinos. Le esperamos.

Ecocleteada