Adrián Polanco, en pro del desarrollo de la comunidad.

 

Adrián Morales Polanco es el vicepresidente de la ADI Corcovado Carate y trabaja actualmente como Director del Proyecto de los Servicios no Esenciales en la Estación Sirena, desde la creación de la Asociación de Desarrollo en el año 2012, Adrián ha ocupado diversos puestos en nuestra Junta Directiva. Este entusiasta directivo se caracteriza por ser una persona muy trabajadora dispuesto a brindar su ayuda a quien lo necesite.

Impulsado por haber crecido en esa zona y debido a su cultura familiar, se siente completamente identificado con todos los aspectos que conciernen al entorno de la comunidad y sus recursos. Sus abuelos llegaron en 1930 y participaron activamente en la creación de carreteras, la construcción de acueductos, el desarrollo de algunos caminos e inclusive su papá donó parte del terreno en el que hoy se encuentra el Colegio de Puerto Jiménez.

En el año 2000 empezó a vivir formalmente en Playa Carate, donde ya existián en ese entonces un Comité de Caminos y uno de Protección de Tortugas Marinas enfocados en trabajo comunitario y conservación, en los cuales se empezó a participar activamente. Ahí fue como poco a poco empezó a involucrarse con algunos temas de la comunidad como el de la escuela, los oreros y mejoras en el Parque Nacional Corcovado.

En el año 2007 el mismo grupo de vecinos trabajando en la protección y conservación de las tortugas marinas formaliza lo que hoy se conoce como COTORCO (Comité de Conservación de Tortugas Marinas de Corcovado) el cual eventualmente evoluciona en la Asociación de Desarrollo Integral de Corcovado Carate en el año 2012.

Su visión con relación a Playa Carate y lo que esta bajo la jurisdicción del ADI Corcovado Carate desde Mata Palo hasta La Leona, es hacer una comunidad modelo, porque en este momento no hay electricidad o carretera asfaltada y esto resulta ser una oportunidad para hacer las cosas diferentes, desarrollando la zona por medio de energías limpias, educando a los niños de manera que tengan habilidades que les ayuden a desarrollarse mejor, que tengan una visión de desarrollo sostenible, activos en la comunidad y por supuesto que tengan su respaldo académico.

La motivación de la ADI para concursar por obtener el Permiso de Uso de los Servicios no Esenciales del Parque Nacional Corcovado Carate, es tener el pensamiento de que los recursos naturales son de los costarricenses y estos deben ser administrados por la comunidad, por eso cree firmemente que es la organización comunal la que debe administrar las áreas protegidas e inclusive cualquier otro bien del estado.

Según la perspectiva de Adrián, los principales logros que la asociación ha alcanzado en este tiempo, es consolidarse como una comunidad organizada en donde los vecinos dialogan y logran acuerdos. Por otra parte, la educación es un gran orgullo, pues la escuela de Playa Carate es la única escuela sostenible en Costa Rica.

Es motivo de mucho orgullo haber demostrado la capacidad en la administración del Proyecto de los Servicios No Esenciales del Parque Nacional Corcovado debido a que esto ha beneficiado a las comunidades de la Península de Osa, fungiendo como un motor que incrementa los visitantes y beneficia el dinamismo de la economía en todas las comunidades.

Dentro de los proyectos activos, este servidor de la comunidad se identifica con dos; el Proyecto PROLOS que involucra la comercialización de la producción local que beneficia a muchos agricultores de la Península de Osa, los que desde la desaparición del CNP han tenido oportunidades limitadas, siendo la agricultura una de las principales actividades que se pueden desarrollar ahí.

El otro proyecto de interés es el Proyecto del Guía Baqueano, que pretende generar un cambio de vida en la comunidad de los oreros, dándoles la oportunidad de desempeñarse en otra actividad que no se relaciona con la minería o casería para su subsistencia, sino que los beneficiará por medio de la industria turística y la conservación del entorno natural protegido de la zona. Desde el punto de vista ambiental, la problemática con la minería es que hace uso de áreas silvestres protegidas que debieran estar resguardadas, y aunque algunos califican el daño ambiental como mínimo, no deja de generar impacto en la zona. De manera indirecta y por subsistencia, en la actividad de la minería se apoyan en la cacería porque sus provisiones se agotan y tienen que cazar para poder sobrevivir en el bosque.

Corcovado aparte del 2.5% de la biodiversidad del mundo, es especial según la perspectiva de Adrían, por ser una región virgen y con facultades para desarrollarse de una manera sostenible con la oportunidad de implementar nuevos métodos para preparar a la población a mediano y largo plazo concentrada en la conciencia ambientalmente.

Hospedaje